Una meta siempre nos pone a prueba, por lo que uno de sus regalos es ayudarnos a descubrir nuestras fortalezas de carácter para ser perseverantes y más fuertes.

Por: Claudia Morales Cueto, Maestra en Liderazgo Positivo

¿Qué tal estás comenzando el nuevo año? Para algunos, el inicio del nuevo año puede ser como el despertar después de una larga fiesta: nos levantamos tarde, un poco confundidos y sin saber muy bien cómo empezar. Otras personas quizá tienen claro lo que desean lograr y ya se han puesto en camino. Algunos quizá tenemos nuevos propósitos y metas para el año que comienza, mientras que otros siguen esforzándose por alcanzar metas que ya se habían puesto tiempo atrás.

Seguramente has escuchado que para lograr algo es importante tener propósitos, metas. Muchos expertos proponen diferentes formas de vivir mejor, pero muchas veces las sugerencias son contradictorias, pues no todos aspiramos a lo mismo. Lo importante es que el propósito, la meta que quieres alcanzar, sea auténticamente tuya. Todo logro comienza con un deseo. Cuando surge esta inspiración o sueño, hay que acogerlo en silencio, con atención, apertura y curiosidad. Conviene meditarlo, aprender a escuchar la voz interior, atender lo que tu propia vida pide para este año y aprender a establecer metas, que es la manera de convertir una inaprensible ilusión en una realidad concreta.

Una meta debe ser auténticamente tuya

¿Te has dado cuenta que algunas de las cosas que te propones las logras sin importar el esfuerzo y los desvelos, pero otras las abandonas o las pospones? Una buena meta siempre requiere enfoque y esfuerzo, pero si no corresponde a tus valores o a lo que consideras importante, no le dedicarás tiempo ni energía. Es lo que pasa, por ejemplo, cuando nuestras metas corresponden a la aspiración de alguien más, a algo que se considera deseable en nuestra familia o nuestra profesión, pero que en realidad no es lo que nosotros deseamos o aspiramos. Nuestros sueños son un reflejo de quienes somos y son la semilla del legado que la vida nos invita a dejar a la siguiente generación. ¿Cuáles de tus metas son auténticamente tuyas?

Una meta siempre implica un reto

Una buena meta nos exige esfuerzo y es una excelente oportunidad para conocernos mejor, ya que siempre habrá obstáculos y problemas, pero al tener claro lo que deseamos alcanzar, pondremos a prueba nuestros recursos personales y la capacidad de orientarnos en las soluciones. Me encontré esta imagen en Facebook que muestra justo el proceso que vivimos después de establecer claramente una meta:

Planes y obstáculos

Aunque seamos muy cuidadosos al establecer un plan, aunque hayamos hecho una buena investigación y hayamos sido previsores en la asignación de tiempo y recursos para nuestra meta o proyecto, siempre habrá imprevistos, barreras y obstáculos que se convertirán en pruebas de carácter y que nos obligarán a buscar soluciones y nuevas rutas para alcanzar lo que deseamos.

Trabajar hacia una meta implica transformarnos

Mujer deportista exitosa

Henry David Thoreau, un filósofo norteamericano del siglo XIX, afirma que “lo que obtienes al lograr tus metas no es tan importante como en qué te conviertes al lograr tus metas”. Si echas un vistazo a tu pasado y revisas cuáles han sido tus sueños y cómo has trabajado para alcanzarlos, seguramente podrás comprender mejor esta frase. Establecer una meta no solo requiere que sepamos emplear de manera óptima los recursos externos, sino, sobre todo, nuestros recursos internos, como la capacidad de atención y nuestras fortalezas de carácter. Nada que valga la pena puede lograrse sin enfocarnos y ejercitar nuestra capacidad de atención. Y no podemos lograr nada, sea importante o no, sin usar nuestras fortalezas, que son nuestros rasgos positivos de personalidad.

Para iniciar el año y poder trabajar hacia nuestras metas de una forma óptima, ofreceré el curso Enfoca tus fortalezas para lograr tus metas por medio del Instituto de Bienestar Integral. Este curso consta de 8 sesiones de 2 horas de duración y se impartirá en línea, por lo que puedes inscribirte sin importar la ciudad en la que vivas. Este webinar te ofrece herramientas para conocer con mayor profundidad tus rasgos positivos de personalidad, que en la psicología positiva conocemos como fortalezas de carácter, y para desarrollar una capacidad de atención poderosa con ayuda de la práctica de mindfulness. ¡Me dará mucho gusto poder compartir este camino contigo!

INSCRÍBETE AQUÍ

Contáctanos

7 + 8 =